¿Conocés la diferencia entre ahorrar e invertir? - IUDÚ

¿Conocés la diferencia entre ahorrar e invertir?

Poné a trabajar tus ahorros (Parte I)
04/10/2021
Ciberseguridad: cuidate de las estafas en internet
19/10/2021
Empecemos por decir que ambas son grandes decisiones para mejorar tus finanzas, pero ¿sabés qué es lo más conveniente para vos? En esta nota te contamos las diferencias para que tomes las mejores decisiones.

Primero, el ahorro

El ahorro, tal como te lo contamos en notas anteriores, es el puntapié inicial para tener unas finanzas saludables y poder afrontar imprevistos. Es, ni más ni menos, guardar dinero para usar más adelante. Lo podés hacer de distintas maneras, con estrategias creativas o arriesgadas para proteger a tus ahorros de la inflación. Los ahorros, de una forma u otra, siempre van a estar disponibles para vos. O sea que, en caso de una emergencia, vas a poder “romper el chanchito” y utilizarlos. Ahorrar es una estrategia de corto plazo. 

Después, la inversión

Invertir, en cambio, es poner en uso el dinero que tenés ahorrado para obtener ganancias. Por lo tanto, difícilmente puedas invertir si no tenés ahorros. En otras notas, ya te contamos cómo hacer para empezar a ahorrar y generar el hábito que va a ser el principio de tus nuevas ganancias. Por eso, invertir es ir un paso más allá; es hacer más con lo que ya tenés. 

La inversión busca incrementar tu capital inicial. Después de una operación, ya sea la compra de bienes físicos o financieros, el objetivo es hacer que tu dinero genere más dinero. A diferencia del ahorro, la inversión suele implicar no tener tu plata disponible por un tiempo, por lo tanto, es una estrategia de mediano o largo plazo que dará frutos a futuro. Qué tan lejano sea ese futuro, es una de las decisiones que vas a tomar a la hora de invertir. 

 

¿Y a mí qué me conviene?

Bueno, como siempre: depende. Si no tenés ahorros, te conviene empezar por ahorrar para luego poder pensar en invertir. Si ya tenés ahorros, hay que ver qué tipo de riesgo estás dispuesto a asumir. Acordate que toda inversión supone riesgo, y “el que no arriesga, no gana”. De acuerdo a tu perfil de inversor (conservador, moderado o agresivo) vas a elegir cómo, dónde, cuándo y cuánto invertir. 

Si tu meta es arreglar la casa, cambiar la computadora o hacer un viaje, estás frente a gastos inminentes. Por lo tanto, te va a convenir tener el dinero disponible en cualquier momento. Para estos gastos fuera de lo habitual, pero en el corto plazo, tu camino es el ahorro. Buscá herramientas efectivas que, aunque no te permitan aumentar tu capital, al menos le dé pelea a la inflación y así puedas evitar que se deprecien tus ahorros. 

Si, en cambio, estás pensando en comprar una casa, tener fondos para cuando te jubiles, o simplemente tenés un resto que excede tu “colchón de emergencia”, estás pensando a largo plazo y, en ese caso, te conviene invertir. Mediante bonos, acciones, fondos de inversión, o la estrategia que quieras, vas a poder maximizar tus ganancias y hacer que tu plata te dé más plata. 

Pasando en limpio: ahorrá para mañana, invertí para el futuro. Tus intereses, necesidades, contexto y capacidad de ahorro te van a dar la pauta de cuál es tu mejor opción. Como siempre te decimos, asesorate antes de tomar cualquier decisión y anímate a hacer más. Con finanzas saludables, ¡todo es posible!

19/05/2020
¿Qué son las finanzas… personales?
Seguramente escuchaste hablar de las finanzas, en general. Pero, ¿sabés a qué nos referimos cuando hablamos de finanzas personales? Dentro del mundo de las finanzas podemos […]
19/05/2020
Finanzas sustentables: ¿qué son y por qué valen la pena?
Si estás por emprender, te contamos por qué es necesario cambiar la mirada, qué son las finanzas sustentables y cómo las empresas de triple impacto pueden […]
04/06/2020
Cómo organizar tus gastos para ahorrar más
Ahorrar en una economía con inflación ¡es posible!  Algunos datos para que te organices y empieces a ahorrar hoy. Antes de ayudarte a organizar tus gastos, […]
Descargá la app